Qué es innovación o el arte de dejar de vender commodities.

Qué es innovación o el arte de dejar de vender commodities.

que-es-innovacionResponder a la pregunta de qué es innovación debería ser algo fácil y sencillo. Pero no lo es. Y ahí esta la gracia que definir la innovación es tan complicado, bueno casi tan complicado, como hacerla realidad en una empresa.

El verdadero significado de qué es innovación deberíamos buscarlo en su práctica.

Aun así intentare daros una definición, puesto que como decía mi antiguo profesor de marketing, son los conceptos y las ideas los que nos mueven a la acción. Así que siguiendo su premisa voy a aventurarme a lanzar una definición.

Qué es innovación: es el arte de conjugar elementos ordinarios con novedosos, tales como la experiencia, el conocimiento, medios técnicos o tecnologías para llegar a un resultado nuevo que nos de un valor superior.

Qué poético me ha quedado ¿verdad?

Bien que tal si nos dejamos de poesía y tratamos de desmenuzar este complejo “arte de conjugar elementos”

Respondiendo a la pregunta… ¿Qué es innovación?

Esta claro que la innovación requiere de una novedad que nos de como resultado algo cuyos beneficios sean superiores a lo anterior.

De otra forma la innovación carecería de sentido. ¿Para que diablos me voy a molestar en hacer algo tan difícil como crear una nueva aplicación si su resultado no compensa con creces el esfuerzo? ¿No estáis de acuerdo?

Así que la innovación queda lejos de los inventos, una idea muy romántica o de los grandes descubrimientos científicos o la I+D. La clave de las empresas innovadoras no es la I+D o una idea loca o un gran invento o descubrimiento científico. Olvídate de eso. Deja esto para los directores de cine de Hollywood.

En el fondo de lo que se trata es de dar con algo de resultados superiores.

Qué es innovación o el arte de dejar de vender commodities

La innovación de alguna manera es dejar de vender commodities. Es decidir optar por diferenciarnos de los demás, ofreciendo soluciones únicas a través de sistemas.

Eso es, soluciones a problemas de nuestros clientes, soluciones que aporten valor a nuestra organización de forma sistemática.

Esto es, lo que todos deberíamos conocer por innovación, la respuesta a la pregunta: ¿qué es innovación?

Muchos expertos hablan de la innovación a través de ejemplos, tal empresa o tal otra etc… pero son incapaces de saber como se produce. Ahora nos dicen: hay que ser creativos…la innovación mola etc…

Y automáticamente todos pensamos en crear nuevos productos, presentar nuevos inventos y nos olvidamos de lo importante. Dar soluciones a nuestros clientes con un resultado superior. 

Este es el verdadero sentido de la innovación en todas sus facetas, plantear nuevas soluciones para nosotros mismos y nuestros clientes de forma rentable.

Los tres tipos diferentes de innovación: innovación en producto, en proceso y en modelos de negocio

Aclarado esto, podemos responder a la pregunta de qué es innovación de tres maneras diferentes y complementarias entre si, resumiendo mucho.

Estas tres maneras son: 

  • La innovación en producto: consiste en crear nuevos productos y servicios
  • La innovación en procesos: consiste en crear nuevos procesos productivos u organizacionales
  • La innovación en modelos de negocio: consiste en aplicar una nueva forma de vender

De las tres la forma de innovar, la más efectiva suele ser la última. La innovación en modelos de negocio.

La innovación en producto y en procesos suele requerir más recursos y musculo financiero lo que hace que esta sea más compleja, con mayores barreras y unos resultados más difíciles de alcanzar. Piensa por ejemplo en el desarrollo y lanzamiento de un nuevo producto como el Iphone o el Ipad. O pensemos en Google por ejemplo.

La innovación en modelo de negocio puede ser más sencilla, por ejemplo vender un servicio o un producto en Internet que antes no vendíamos.

Si necesitas algunos consejos sobre como generar innovación puedes leer este artículo.

Vale ya se qué es la innovación y ahora ¿cómo puedo aplicar la innovación?

Al principio de esta entrada mencionaba a mi antiguo profesor de marketing. Pues bien el también decía que buenas ideas tienen hasta los idiotas pero que realmente lo que vale es dar respuesta al como. Es decir llevar las ideas a la practica.

Por eso ante un concepto tan abstracto deberíamos ocuparnos más bien de saber como aplicarlo y para que aplicarlo.

La realidad es que innovar es más bien difícil y desde luego ser un buen innovador aun más. Pero hay niveles y formas de alcanzarla para casi todos.

Aun así no hay una receta mágica. He recopilado una serie de artículos publicados en este blog que pueden ayudarte a empezar para impulsar la innovación en tu organización:

Como trasformarnos en una organización innovadora

Casos de éxito sobre innovación

Elementos para asegurar el éxito de la innovación:

Desde luego aquí tienes suficiente material para empaparte bien sobre qué es innovación y como podemos aplicarla. Probablemente no será suficiente pero por lo menos será un buen comienzo.

Si dominas el ingles puede interesarte este blog sobre innovación. Tiene muy buenos artículos e ideas avanzadas sobre el tema.

En conclusión ¿Cómo puedo saber qué es innovación y como aplicarla?

Responder a esta pregunta ¿cómo saber qué es innovación? es mucho más fácil de lo que pensamos. La clave esta en responder afirmativamente a estas cuestiones:

  1. Se trata de un modelo de negocio nuevo en el sector
  2. Estamos resolviendo un problema común a muchos clientes con una solución nueva y repetible
  3. Estamos resolviendo un problema nuevo a muchos clientes con una nueva solución y repetible
  4. Llegamos a nuevos clientes con soluciones mejoradas

Más complicado es responder si un nuevo desarrollo o modelo de negocio tendrá éxito y se convertirá en una innovación.

Ten claro que aquellos que más éxito han demostrado en esta faceta son los que han integrado un sistema de innovación en su organización basado en la repetición y evaluación constante nuevos proyectos.

Como dice Greg Satell en su articulo los peligros de la innovación radical:

[…] ¿Qué hacer? Si uno se queda quieto será atropellado, pero si uno se pone a perseguir cada idea mal concebida que se abre paso en TechCrunch , perderá de vista el centro de su negocio y verá reducida su competitividad.  […]

La solución pasa por establecer un sistema para identificar proyectos innovadores (vigilancia tecnológica) evaluar dichos proyectos y aprender de la experiencia. Como propone el propio Satell.

Una vez más seamos prácticos. Para innovar, busquemos los ejemplos validos, analicemos las causas de su éxito, recojamos datos e información, primero en nuestra industria después fuera de ella. Aprendamos de las experiencias de otros para aprovecharlas en nuestro favor. Esto es apalancar el conocimiento a nuestro favor. Ten clara una cosa, saber como buscar información permite apalancar el conocimiento mucho más rápido porque nos acerca a las experiencias de terceros a velocidades de vértigo.

Internet nos da el potencial de aprovechar estas experiencias y conocimientos. En nuestra mano esta saber aprovecharlos de la mejor forma posible y preguntarnos correctamente qué es innovación para mi organización o para mis clientes.

Mi selección de artículos para ti

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Si te ha gustado lo que he escrito no te pierdas mi Newsletter. DATE DE ALTA AQUÍ

Además recibirás mi curso gratuito: Mejora y sistematiza tus búsquedas de información en 5 días.

¡Nada de Spam lo prometo!

Comentarios

  1. dice

    Compartiendo lo que dices, no claro si oímos lo mismo. Pude oír a Stephen Shapiro en la inauguración de Navarrafactori y, si entendí correctamente, marco una diferencia importante entre “expertise” y “experience”. La primera palabra se aplica a los conocimientos técnicos especializados, al especialista centrado en un área muy, muy pequeña de conocimiento de la que sabe absolutamente todo. La segunda a la experiencia en general. La innovación en una tecnología suele surgir de una persona con experiencia pero no de un especialista en ese campo concreto.

    Como digo, comparto lo que dices. La experiencia, amplia, variada y en muchos campos distintos es fundamental en la innovación. En cambio, ser un experto monotema, un superespecialista, es muy útil si solo buscamos la mejora continua pero frena el desarrollo de la autentica innovación

    • dice

      Apuntaría únicamente un par de comentarios.

      Si hay que definir innovación no lo haría como el método de solucionar un problema y menos de la forma más barata. Creo que la innovación deja la experiencia un otro plano, quizás sea la experiencia la que audite la innovación.

      Gracias a que los equipos de trabajo innovan en sus métodos de trabajo, encuentran nuevas forma de afrontar situaciones que aportan mayor valor al trabajo o producto.

      La experiencia aporta ese momento de serenidad para que la innovación no pase a ser anarquía. En algunas organizaciones la experiencia tiene que ser rebatida con innovación y la innovación frenada por la experiencia. Se necesitan la una a la otra.

    • Alejandro dice

      En lo personal no plantearía así, ya que la mejora contínua puede dar lugar a la misma innovación, recordando que innovar no solo se trata de crear nuevos productos o servicios sino también de buscar nuevas o mejoradas soluciones en procesos productivos y de investigación.

  2. Iñaki dice

    A mí lo que me “chirría” es que definamos innovación como el arte de dejar de vender commodities. Sí, es una forma de innovar, pero también es innovación conseguir vender commodities de forma rentable a través de un nuevo modelo de negocio.

    • admin dice

      Hola Iñaki,

      nada que objetar a tu comentario. Aclararte que como bien apuntas innovar tiene mucho que ver con el modelo de negocio, sin importar demasiado lo que vendas, ya sean calcetines de algodón, nueces o vehículos. Cuando digo o me refiero a dejar de vender commodities en realidad no me refiero solo al tipo de producto sino también a la forma de vender, es decir al modelo de negocio.

      Saludos y gracias por tu aportación

  3. Miguel dice

    Después de leeros diría lo siguiente:

    Habría que diferenciar entre mejora e innovación. Creo que en la mejora la experiencia, siempre útil, tiene más peso que en la innovación. Se me ocurre un ejemplo muy sencillo, con el que ilustrar lo que digo. Pongamos el caso de una panadería industrial en la que extraen el pan manualmente. Una mejora sería utilizar cada vez guantes cada vez más resistentes y que permitieran manipular mejor el producto. Guantes ligeros, resistentes, traspirables, etc. Lo último en tejidos textiles. Pero, para mí una innovación sería, que un robot extrajera el pan del horno, a mayor velocidad,evitando riesgos laborales y siendo más productivos. Innovar, entiendo que es supone una mejora significativa que atiende a las necesidades reales de un negocio, en vez de ser una mejora continuista. La experiencia, a mi modo de ver, es útil para conocer las necesidades y el entorno en el que estamos, pero si no es enriquecida por la creatividad y el análisis del ámbito en el que estamos, puede tener una función limitada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *