Saltar al contenido
Papeles de Inteligencia Competitiva

La gestión del conocimiento aplicado o como crear una organización que aprende

gestión-del-conocimiento-aplicadoEn muchas ocasiones me han preguntado cual es la mejor manera de hacer realidad la gestión del conocimiento en una organización. Independientemente del tipo de organización creo que lo primero para llegar a una gestión del conocimiento aplicado esta en adoptar un enfoque donde las personas son el pilar fundamental.

La persona, clave de la gestión del conocimiento aplicado

El gran problema de una empresa es que el conocimiento viaja con las personas

Así es. El conocimiento o gran parte del conocimiento de cualquier organización lo tienen las personas. Ante esta realidad muchas empresas optan por orientar sus esfuerzos de gestión del conocimiento bajo la máxima de minimizar el coste. Esto supone que no pueden existir o convivir empleados imprescindibles dentro de la organización.

De esta forma si alguien falta mañana en la empresa se elimina el riesgo de perder conocimiento.

Pese a las innumerables ventajas que esto puede tener a priori, no dependemos de ningún empleado para seguir adelante, no perdemos información, es fácil reemplazar a las personas… y por tanto evitamos chantajes de parte de empleados demasiado vanidosos, se generan unas dinámicas muy costosas para la organización a largo plazo.

La mayoría de las personas no se sentirán importantes y acaban viéndose a si mismas como un recurso más de la producción lo que fomenta una amplia rotación de personal impidiendo que los conocimientos de los empleados se asienten, crezcan y por tanto la memoria” y “know how” de la empresa se ven muy afectados. Porque atraeremos a dos tipos de profesionales:

  • El profesional itinerante
  • El profesional apoltronado

Como ves esto es totalmente contraproducente si lo que esperamos es generar motivación y una empresa innovadora.

Donde las palancas del cambio vengan incorporadas por personas que hagan el rol del intraemprendedor y knowmad.

Lo que queremos es que las personas compartan lo que saben porque se llevan algo a cambio… más conocimiento. Lo cual es bueno para ti y para ellos.

El peligro del profesional itinerante

Un profesional itinerante se parece más a un político que a un solucionador de problemas

¿Que es un profesional itinerante? Es un profesional que generalmente no pasa un período mayor de 24 meses en una empresa y que por lo tanto sus objetivos no van alineados con los de la empresa sino a maximizar su propio beneficio.

De esta forma, aunque sean personas muy competentes y con grandes capacidades para cuando empiezan a ser realmente rentables en una organización se marchan. Además tienen el gran peligro de que si llegan a ocupar puestos de responsabilidad tomaran decisiones que beneficien la marcha de la compañía a muy corto plazo pero puedan ser letales a largo palzo.

Un ejemplo de esto lo tenemos en los grandes CEO de algunas empresas de grandes donde la gestión de estas personas ante todo anteponen la maximización del valor de la acción de la empresa en los mercados financieros y los QE (ganancias trimestrales). Para así salir mejor en la foto.

El peligro del profesional apoltronado

El profesional apoltronado es un cerebro vacío que ocupa un asiento

Por lo general este profesional esta de vuelta de todo. Su motivación es muy baja y ya no sabe porque sigue en su puesto de trabajo. Además este no suele estar solo en la organización. Si encuentras a uno en la tuya es muy fácil que haya varios profesionales de estos en tu empresa.

Estos profesionales van en manada.

Y se han resignado a un status quo que los mantiene en estado zombie.

Creando una organización que aprende… la gestión del conocimiento aplicado

Si estos son los profesionales que pueblan la plantilla de tu organización tienes un grave problema de recursos humanos que además habrás creado tu sólito por entender que la gestión del conocimiento desde un punto de vista hiperreducido.

Para crear una organización que aprende deberás entender que las personas son lo importante para generar nuevo conocimiento.

Personas a las que hay que facilitar su trabajo y fomentar su disposición por aprender y compartir lo aprendido para mejorar los resultados.

Para ello debemos crear compromiso con la organización, así combatiremos al profesional itinerante, y generar interés para combatir al profesional apoltronado.

¿Como? haciendo que las personas sean la parte central del proceso de generación de conociendo de la empresa.

Asumir que nunca vas a poder evitar la fuga de talento es un comienzo. Lo que debes tratar de hacer es centrarte en aprovechar ese talento cuando este dentro de tu organización.

Este es un buen comienzo para crear una organización que aprende. Veamos ahora unas reglas sencillas para crear la organización que aprende.

Reglas básicas para la gestión del conocimiento aplicado:

Estas son algunas de las reglas básicas a considerar para alcanzar la gestión del conocimiento aplicado:

  1. La persona es la parte central de la organización que aprende
  2. Los empleado necesitan sentir que son valorados
  3. Hay que crear los puentes para trasmitir y memorizar el conocimiento
  4. No suplantes el conocimiento individual por el colectivo

Los empelados son personas con sus sueños y aspiraciones, si parte de estos pueden verlos realizados en tu organización estarás creando el lugar perfecto para hacer grandes cosas. Estos serán más productivos al generar más para la empresa. Ya que cuanto más aprende y comparte un empleado más se beneficia el conjunto de la empresa

Cuando esto es así se abren las puertas para crear los puentes en los que circulan el conocimiento y podemos hablar de una gestión del conocimiento aplicada.

Deja un comentario

Responsable » Digital Research S.L con CIF/NIF: B86680667
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostgator (proveedor de hosting de Papeles de Inteligencia) Fuera de la UE.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.