Saltar al contenido
Papeles de Inteligencia Competitiva

Reflexiones personales acerca de la gestión del conocimiento y la frustración de Innovar

innovarEl martes por la noche, mientras hacía zapping porque no quería irme todavía a dormir, tropecé con una reposición de uno de los capítulos del programa Redes de Eduardo Punset.

Nunca lo he dicho pero mentiría si os dijera que el personaje me cae simpático.

Que conste que lo único que tengo en contra de él, creo que como divulgador es excelente y sus programas presentan una tónica diferente a lo que hay en pantalla lo cual es muy de agradecer, es que representa o mejor dicho se ha convertido en uno de los máximos exponentes de lo que llamo el movimiento de “La realidad HappyPuppy”, tal vez sin quererlo pero así es.

[box border=”full”]La realidad HappyPuppy es aquella en la que las personas e individuos se obcecan en un pensamiento único muy peligroso: querer es poder o mejor, dicho deséalo y lo conseguirás[/box]

Tuitea esta cita

De tal forma que basta con desear algo mucho para conseguirlo porque tienes una vida maravillosa. Es el pensamiento positivo al cuadrado. La receta del famoso libro el secreto. La implantación del PNL porque si, porque yo lo valgo. Del optimismo como imperativo moral.

El problema de esta filosofía es que todo queda siempre abierto y se queda sin el cómo. ¿Cómo llego a alcanzar lo que estoy buscando? Esa es la clave.

De soñar con innovar a innovar de verdad:

Nuestra realidad de partida es que el conocimiento y la información están en las personas y la única forma de trasmitir ese conocimiento es a través de conversaciones y documentos.

Parte del conocimiento esta en tus empleados. Por eso sabes fabricar lo que fabricas. Pero la mayor parte del conocimiento que necesitas para realizar tu actividad esta fuera. Esta en otras organizaciones y en la red. El conocimiento está distribuido. Siempre lo ha estado y pertenece a muchas personas a la vez. De ahí la necesidad de cooperar y de gestionar ese conocimiento.

[box type=”tick” border=”full”]Para innovar se necesita conocimiento que no es otra cosa que la combinación de experiencias aprendidas y asimiladas.[/box]

Internet y la gestión del conocimiento

Afortunadamente el conocimiento se plasma en documentos y ahora la mayoría son digitales y se publican en Internet.

La existencia de Internet nos brinda por primera vez de forma automática la posibilidad de acceso al conocimiento y por lo tanto a la posibilidad de gestionar ese conocimiento. Algo fundamental para innovar.

[box border=”full”]El conocimiento es el ingrediente para innovar.[/box]

Tuitea esta cita

Nos alimenta de experiencias previas de las que podemos aprender e Internet permite aprender de estas experiencias al momento, en tiempo real. Por lo tanto para innovar necesitas gestionar el conocimiento interno y externo.

Por fin tenemos una respuesta tangible a como innovar. Consigue conocimiento ¿cómo? Aprovéchate de la experiencia de otros en Internet ¿Cómo? Con herramientas de captura de la información. No es fácil pero al menos es un camino mucho mas sencillo que tratar de crearlo de la nada.

Esquema de la gestión del conocimiento para la innovación

 esquema de la gestión del conocimiento para la innovación

El conocimiento esta en las personas y para que exista fuera de ellas solo puede plasmarse a través de documentos.

Documentos de todo tipo (video, texto, audio etc…) El problema esta en que todos estos conocimientos constituyen un universo de información desestructurado, al que hay que meter mano. ¿Como? una vez más el famoso “como”. Pues con sistemas de información capaces de recuperar, leer y entender los grandes volúmenes de datos producidos.

Estos sistemas los forman la aplicaciones de vigilancia tecnológica,  escucha activa e inteligencia competitiva junto con las personas que curan los contenidos (documentalistas) que estructuran la información, la analizan y la dotan de sentido, para crear nuevo conocimiento que pueda ser aprovechado. Entre otras cosas, aprovechado para Innovar.

[box border=”full”]Este es el autentico cuello de botella de la economía del conocimiento. Un volumen brutal de datos por leer y analizar.[/box]

Tuitea esta cita

No necesitas ser un optimista por imperativo moral pregúntate como puedes alcanzar lo que buscas.

La realidad es tozuda, con querer las cosas no basta. Si realmente quieres innovar por que el  futuro de tu actividad pasa por ahi, planteate que si o si, vas a tener que gestionar el conocimiento Y aquí la pregunta no es cuanto lo deseas sino como lo vas a conseguir.

No basta con querer, hay que poner los medios para conseguirlo y preguntarte como es la forma de desbloquear tu mente. ¿Cómo vas a gestionar el conocimiento? ¿cómo vas a llegar a recoger los documentos publicados? ¿cómo los vas a leer? ¿cómo los vas a asimilar ¿cómo vas a crear nuevo conocimiento que te lleve a Innovar?  Esto es lo que tienes que responder.

Del optimismo sin límites al optimismo pragmático para la innovación

Lo que creo es que debemos sacar lo positivo incluso de aquello que no nos encaja del todo. Ya he dicho que no soy un fan de Punset, pero este capítulo de redes es un inicio hacia algo más pragmático. Puedes verlo aquí abajo:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=xaHJ2MVjTBw&rel=0]

En el caso de este capítulo me quedo con el concepto de procrastinar. Procrastinar es no hacer lo que quieres hacer porque te da pereza o mejor dicho porque nuestro cerebro no sabe por dónde empezar.

La procrastinación como principal barrera a la innovación.

Podríamos decir que esta es una de las principales barreras a la innovación. Y eso es debido a que nos paralizamos cuando empezamos o intentamos algo nuevo. Lo nuevo siempre da pereza por que el resultado es incierto y por que no sabemos por donde empezar.

Y se debe a que no sabemos cómo innovar por que no existen una serie de leyes físicas o relaciones causa efecto directo que asegure la innovación. Para mi la clave esta en pensar en el “como”. Como puedo hacer esto para conseguir lo que estoy buscando.

Gracias al “como” salimos adelante. Y en mi caso pensar en “como” podía ofrecer una herramienta útil para la innovación, me llevo a desarrollar auténticos sistemas de gestión del conocimiento externo para las organizaciones.

Creo que la entrada de hoy y el esquema que te hemos ofrecido es una buena herramienta para empezar a pensar en el como y vencer esa pereza que no te deja avanzar.

Si te ha gustado este artículo, dale un “abrazo social” en forma de RT, like o +1. Te lo agradezco de antemano.

Deja un comentario

Responsable » Digital Research S.L con CIF/NIF: B86680667
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostgator (proveedor de hosting de Papeles de Inteligencia) Fuera de la UE.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Comentarios (6)

Estimado Ramón,

No podría estar más de acuerdo contigo que no basta con QUERER hacer algo para que ese algo se materialice. Además, sin duda que el conocimiento (SABER) es un ingrediente, aunque no el único, para la innovación. Pero hay que saber mesclar varios aspectos.

Bajo mi perspectiva, la innovación siempre carece de acción (HACER), como bien sabes yo he escrito y criticado sobre lo mucho que se utiliza esa palabra y los pocos resultados que España demuestra frente a otros países donde se habla menos pero se hace mucho más.

Así que yo lo resumiría de la siguiente forma; si quieres HACER algo, debes entonces: QUERER + SABER + PODER para intentar llegar a los objetivos que te propones.

Un saludo!

Responder

Hola Jorge,

Creo que no lo has podido dejar más claro. Es cierto que hablamos mucho en España de Innovación y hacer, hacemos poco. Me decían hace poco en el blog que con el nivel de los directivos y empresarios españoles veían muy difícil esto de la innovación y la información en España. Yo creo que no es eso. Pienso que estos directivos y empresarios, al igual que yo, están cansados de acudir a foros donde te venden que hay que Innovar pero nadie te da una pista de por donde empezar.

Es una critica al pensamiento happypuppy. Querer hacer es muy fácil, saber cómo hacer es difícil y poder hacer ya es complicadisimo. Pero seguimos divulgando las bondades de la innovación como si las empresas no las conocieran.

Nosotros siempre tratamos de facilitar el camino empezando por utilizar la información para generar el conocimiento sobre donde y que innovar. Un paso más en al cadena para habilitar a los equipos el poder hacer. Esta claro que esto solo es una parte y necesita de más elementos. Pero es la parte que nos permite arrancar.

Gracias por tu comentario

Un saludo
Ramón

Responder

El conocimiento se ha vuelto tan dinámico y revolucionario.
Vemos cambios e innovaciones por doquier y en todo momento, ello se nota sobre todo en el campo de la tecnología de equipos electrónicos. Lo anterior como resultado del esfuerzo y dedicación de pensadores y personas altruistas que han puesto al servicio de la humanidad su conocimiento para que este a su vez sea analizado, estructurado y reinventado por otros tan inquietos como sus pioneros.
Que bueno que existiera una fórmula mágica que condujera a un escenario donde todos en conjunto le apostaramos al conocimiento colectivo con beneficio social evitando en desbordado materialismo que nos tiene sumidos en un horizonte poco claro gracias al desenfreno de la sobre producción para una sociedad ávida de necesidades creadas, hechos que nos ha comprometido nuestro planeta como víctima de la contaminación ambiental y sus resultados cada vez mas nefastos en la calidad de vida y la salud. Adolecemos de líderes que tengan claro el horizonte y posean una visión del mundo que nos lleve por senderos de paz, de justicia y equidad.

Nada nos ganamos con tanto conocimiento si el mismo no se aprovecha en bien del hombre y de su entorno para que finalmente sea un ser integro y feliz.

Responder

Hola Jose,

Agradezco tu comentario. Es verdad que el conocimiento se acelera. Eso es algo que estimo y valoro mucho, ya que es todo un reto.

Sin embargo yo me alegro de que no exista esa fórmula mágica que mencionas y me alegro de que el conocimiento sea individual/distribuido y no colectivo. De esta forma todos necesitamos de todos para seguir ampliando y creando nuevo conocimiento y nuevas soluciones materiales para mejorar el bienestar humano.

Que en el mundo no exista una sola persona capaz de tener todo el conocimiento sobre como producir un lápiz es algo maravilloso y fascinante.

En cuanto al tema de la sobreproducción y la contaminación ambiental son historias para otro debate, pero si me interesa saber como podemos acelerar la innovación en las organizaciones. Sobre esta cuestión ¿puedes aportarnos alguna experiencia?

Gracias
Ramón

Responder

Estimado Ramón,

Estoy muy de acuerdo con que Internet nos brinda una inmensa información, conocimiento, y que son necesarios sistemas que nos permitan, filtrar, priorizar y elegir. Es más, los necesitamos, pero infelices de nosotros creemos que podemos con hacer unas búsquedas en internet tenemos todo lo que hay, pero esto es para otro artículo.

También estoy de acuerdo que no hay que ser optimista por narices, hay que tener dosis de pragmatismo y sobre todo mentalidad orientada a resultados.

Pero sobre tu comentario sobre la PNL, “El problema de esta filosofía es que todo queda siempre abierto y se queda sin el cómo.”, no lo he entendido.

Me gustaría compartir contigo algo que he vivido con esta filosofía, hay un presuposición en la PNL : “EL MAPA NO ES EL TERRITORIO”, el solo hecho de entenderla, de asimilarla me ha permitido abrir caminos que presuponía cerrados, el mapa, la representación que tenemos de las cosas puede que no sea la adecuada, o que existan otras, y para el mundo de la Innovación es necesario entender que los mapas que existen, no son el territorio.

La PNL, en mi opinión, abre caminos, muestra potencial, te permite ver capacidades ocultas, y después hay que buscar el cómo, hay que continuar con los pasos hasta alcanzar tu objetivo, y para eso la PNL tiene caminos.

En mi opinión, hoy en día hay muchas personas y empresas, que no llegan ni al paso anterior a la búsqueda del cómo, porque creen que no pueden estar ni en la línea de salida, y ahí es donde el PNL puede ayudar, es dónde al verse capaz, uno tiene que buscar el cómo.

Un saludo

Jose Antonio

Responder

Hola Jose Antonio,

Déjame hacer una aclaración. Cuando digo “El problema de esta filosofía es que todo queda siempre abierto y se queda sin el cómo.” No me refiero al PNL (programación neurolingüística) sino al optimismo por imperativo moral. Al que socialmente hemos estado obligados y el que personalmente he sufrido bajo el calificativo de “agorero” o “antipatriota” según quien fuera el interlocutor.

Estoy contigo en la forma en la que entiendes el PNL, como una herramienta para ampliar las posibilidades de nuestra mente, de cara a enfrentar situaciones como la innovación. Pero no es lo que me han trasmitido en las escasas ocasiones que me la han presentado. Lo que vengo a criticar es la falta de un espíritu critico que es lo que ha construido la sociedad occidental y el método científico. Creo que es necesario crear una mentalidad de optimismo pragmático para realmente conseguir hacer las cosas. Lo contrario es subestimar la realidad y encaminarse al suicido.

Estoy seguro de que partimos de diferentes experiencias entorno al PNL y por eso discrepamos. Sigo pensando que preguntarse por el como es el camino para vernos en la linea de salida ya que nos permite enfrentarnos a la realidad, buscando alternativas para conseguir hacer las cosas.

Muchas gracias por tu comentario. Espero seguir contando con tus comentarios en el blog
Un saludo

Ramón

Responder