La Compañia Inteligente o como evitar el colapso por exceso de datos

La Compañia Inteligente o como evitar el colapso por exceso de datos

compañia inteligenteHace poco asistí a una conferencia de un reputado experto ingles sobre la Gestión Basada en Hechos (Evidence based managemet). Reconozco que de primeras ya se me revolvieron las tripas por lo pomposo del nombre, pero decidí asistir. Para mi sorpresa me gusto la forma de describir el principal problema al que hacen frente muchas organizaciones. Su exposición comenzó con algo así:

[box border="full"]Utilizar como ejemplo a los buscadores de oro en california y Alaska de la segunda mitad del siglo XIX para explicar el comportamiento de los gerentes y directores de las organizaciones del siglo XXI parece algo extraño pero es exactamente lo que voy a hacer.[/box]

Una vez introducidos en el tema de esta manera, ya tenía toda mi atención. Prosiguió su razonamiento explicando cómo en 1849 los mineros que se desplazaron a California, utilizaban una tecnología llamada “gold pan”, suena bien, ¿no?. El “gold pan” no era más que un recipiente de latón que se llenaba de arena del rio y agua para filtrar todos los sedimentos dejando únicamente al descubierto las pepitas de oro que allí se encontraran.

Repitiendo este proceso miles de veces, algunos de estos mineros que pagaban concesiones para la explotación de una parte del rio y se aprovisionaban de todo lo que fueran a necesitar para la explotación, arriesgando los ahorros de toda una vida, conseguían, con suerte, vivir dignamente. Como nos podemos imaginar, la mayoría simplemente cubrieron la inversión con algún beneficio o bien se arruinaron completamente.

De los buscadores de oro a los directores del siglo XXI

Pues bien, según el ponente, 150 años después si analizamos el comportamiento de los directivos  y empresarios del siglo XXI, para garantizar las ganancias y la seguridad financiera de sus compañías, podemos observar como estos actúan de manera similar a los buscadores de oro de california.

“Arremangados y en cuclillas” simplemente esperan filtrar grandes volúmenes de datos internos y externos inservibles con la esperanza de encontrar “pepitas de oro” que les permitan aumentar la riqueza de sus organizaciones.

DE LA EXPLOSIÓN DE DATOS Y CONTENIDOS A LAS PEPITAS DE ORO INFORMATIVAS

Por fin alguien de reputada fama compartía ante un auditorio lleno, lo que llevo solucionando de forma práctica para algunos clientes desde hace más de 10 años: el problema de la infoxicación.

Como os podéis imaginar no cabía de gozo. Resulta que este, es un problema real y de primera magnitud para cualquier empresa que este expuesta al mundo global. Por fin alguien lo reconocía.

Volviendo  al tema, los increíbles avances de la tecnología de IT en los últimos años hace que hoy vivamos en un mundo donde los datos de todo tipo son trasmitidos, almacenados y recogidos con un solo click de un ratón. La profusión de contenidos e informaciones es gigantesca. Y esto  es algo con lo que antes no contábamos.

Ahora, los datos son la materia prima esencial para producir “pepitas de oro informativas”. Pero ¿qué es una “pepita de oro informativa”? Una “pepita de oro informativa” es una reflexión de alto valor para la dirección. Nos permiten tomar mejores decisiones, afectando directamente a los resultados de la empresa.

Pero estos datos bien tratados no solo son útiles para medir y facilitar decisiones de ámbito interno sino que también nos sirven para asegurar y mejorar la supervivencia de la empresa a través de las señales de alerta temprana que, correctamente interpretadas, ayudan decisivamente en la gestión de una empresa.

La alerta temprana y su función en la empresa

Las economías de hoy en día están totalmente conectadas e integradas. Lo mismo sucede con las industrias. Por eso cualquier anomalía se trasmite con fuerza a todos los mercados de forma global y muy rápida.

Los datos no solo nos permiten tomar decisiones más rápidas y acertadas en el día a día, sino que también nos permiten, evitar situaciones catastróficas como la crisis de 2008. Es lo que se conoce como sistemas de alerta temprana empresarial.

La crisis de 2008 cogió a muchas compañías por sorpresa a pesar de la existencia de señales claras que hacían posible saber lo que podía ocurrir. Tal vez estas señales llegaran demasiado tarde para muchas empresas que para entonces ya nada podían hacer.

La alerta temprana  aporta a los directores y empresarios el conocimiento efectivo que les impide caer en errores graves que pueden implicar la desaparición de tu empresa. La recompensa de disponer de las “pepitas de oro informativas” en el momento correcto y oportuno, son incalculables.

Por eso, estos datos bien tratados, no solo son útiles para medir y facilitar decisiones de ámbito interno, sino que también nos sirven para asegurar y mejorar la supervivencia de la empresa a través de las señales de la alerta temprana.

Los estudios indican que solo unas pocas empresas aprovechan estos métodos en su beneficio.  ¿Porque si los beneficios están a la vista de todos? ¿Qué es lo que está pasando?

Volviendo del “país de la piruleta” a la fría realidad

Al margen de la importancia de ser capaces de obtener los datos, la mayoría de las empresas están fallando a la hora de analizar los datos y convertirlos en “pepitas de oro”.

Esto es bastante lógico. Según recientes investigaciones a finales de 2010 la base de información mundial se doblaba cada 11 horas. ¡Te puedes imaginar del vértigo que entra nada más oír estas cifras!…. y pensar que ahora estamos en 2013.

Estamos ante una explosión de información inimaginable. Dentro de poco llegara el día en el que virtualmente sea imposible que falte información sobre alguna materia o tema por irrelevante que pueda ser este. Esto no significa que las personas encontraremos respuestas inmediatas y digeribles, sobre cualquier materia que nos interesen; precisamente el tema central de este blog.

Lo que estamos presenciando en todos los sectores es que los directores y las personas involucradas en el proceso de toma de decisiones de una empresa están siendo bombardeados por volúmenes crecientes de datos e informaciones. Esto está elevando sus niveles de estrés. Pero lo que es peor esta anulando su capacidad de análisis y de decisión de sus equipos. Es algo parecido a lo que decíamos hace unos años, cuando los análisis matemáticos los hacíamos a mano y como consecuencia consumíamos días y días, por los errores humanos producidos, “a la parálisis por análisis”.

Pues ya estamos con la misma historia. Datos que somos incapaces de transformar en información valida. Es lo que se conoce en ingles como el “knowledge cruch” o colapso del conocimiento. Lo que nosotros llamamos vulgarmente infoxicación o paradoja del conocimiento

[box border="full"]Lo que ocurre es que mientras nos ahogamos en un mar de datos cada vez mayor, más sedientos estamos de información relevante[/box]

En otras palabras cuantos más datos disponibles tenemos,  más difícil es encontrar lo que buscamos, la información relevante. Y para colmo la tecnología está ayudando a acrecentar este problema.

EL SANTO GRIAL: CONVERTIR DATOS EN INFORMACIÓN  CRÍTICA PARA MI NEGOCIO

Voy a ser sincero. Las grandes empresas necesitan manejar “exabites” de información, consecuencia de la información generada por ellas mismas, a la que hay que añadir  toda la información que necesitan extraer de INTERNET para estar orientados. Y te aseguro que esto no es fácil, están ahogados, absolutamente “infoxicados”.  ¿Por qué? porque su capacidad de análisis sigue limitada. (el cerebro humano tiene la capacidad que tiene)

Mientras, las empresas de menor tamaño, generan muchísima menos información, y sus equipos mejor o peor organizados, pero con la misma capacidad cerebral de análisis, disponen de una ventaja sustancial: capacidad de entender y velocidad para actuar. Esto  les confiere un gran ventaja.

Walmart y los grandes tiburones

La ventaja es que tú no necesitas un volumen interminable de datos para realizar análisis que mejoren considerablemente tus resultados. Tú no eres Walmart o una gigantesca corporación con miles de datos a analizar. Tú empresa, solo tiene un problema, que no es pequeño, manejar cantidades ingentes de información, producidas por “tus esclavos de Internet”, e interpretarla a favor de tus objetivos.

Pero afortunadamente para ti, tus competidores grandes o pequeños se enfrentan al mismo problema. “Como tratar esa enorme cantidad de información, para poder sacar las “pepitas de oro informativas”

Y aquí otra buena noticia, la tecnología y las posibilidades de análisis, si están a tu alcance, son mucho más sencillas y económicas,  pero igual o más de eficientes.

Y lo que no es poco, nosotros te podemos ayudar a ello, incluso enseñar algunos pasos e implantar herramientas que te ayuden de forma determinante

Una breve reflexión

Amigo mío, nunca va a existir un botón que te diga lo que has de hacer. Sino “el comunismo” seria el sistema económico más formidable, que regiría la tierra y como consecuencia, nadie pasaría hambre. Y es que,

[box border="full"]por mucho que aumente la capacidad de análisis de los ordenadores, estos nunca podrán predecir el comportamiento humano.[/box]

Para eso tendrían que ser “el Papa Noel de la información” y dudo mucho que esto sea posible cuando tanta gente duda de su existencia.

Siento decepcionarte pero es lo que hay. También te diré que tienes mucho que hacer porque la mayoría de las organizaciones luchamos para solucionar los tres problemas derivados de la información:

  1. Recoger y seleccionar los datos relevantes, en el inmenso océano de INTERNET (cada 11 horas duplicándose)
  2. Trasformar los datos en información y conocimiento que nos permita actuar
  3. Ponerlos en el momento oportuno, en manos de  la persona adecuada para, tomar decisiones certeras.

Si sientes curiosidad por este tema de la gestión basada en hechos (inteligencia competitiva o inteligencia empresarial) te recomiendo el libro de Bernard Marr: The Intelligent Company

Espero tus comentarios ¡muchas gracias por leerme!

Mi selección de artículos para ti

Comentarios

  1. dice

    Hola Ramón:

    Gracias por el artículo. Es muy interesante.
    Lo cierto es que las empresas están achicando agua de su barco, sin darse cuenta de que con un poco más de perspectiva que ofrece la inteligencia competitiva, en lugar de achicar agua, podrían estar con dos motores fuera borda instalados para ir directos a su objetivo.
    Parece que el mercado está un poco verde para darse cuenta de la importancia de filtrar la información para quedarse con la relevante.
    De nuevo, gracias por el artículo tan detallado, claro y específico.
    Un cordial saludo.

    Jordi Martín

    • admin dice

      Hola Jordi,

      siento que tienes toda la razón. Muchas empresas desconocen por ahora el potencial de la las herramientas y aplicaciones de inteligencia competitiva. La mayoría procede de un mundo que se ha tenido que adaptar y convivir con los cambios que supone Internet. A algunos les ha quedado lejos, sobre todo empresas puramente industriales. Desde luego yo creo que en los próximos años muchas empresas van a entrar a participar y probar la inteligencia competitiva. Los beneficios que supone son enormes y el coste de oportunidad también.

      El que no lo haga se va ha quedar definitivamente atrás y en este caso la solución no es tan sencilla como instalar un ADSL por que para cada empresa existen curvas de aprendizaje propias de su situación. Quien antes las supere mantendrá una ligera ventaja difícil de suprimir.

      Gracias por tu comentario. Seguimos en contacto.
      Saludos
      Ramón

  2. dice

    Totalmente de acuerdo con lo que expones. Es necesario crear un sistema o una estructura de información que filtre y evalúe los datos de cara a intentar disponer de la mínima cantidad de información posible pero relevante por un lado, y que evita la ingesta masiva de documentación obsoleta de cara al Sistema de Gestión Documental.

  3. dice

    Totalmente de acuerdo en el problema del exceso de información, pero ¿cuál es la solución, comprar el libro?
    Me parece una entrada que nos aporta poco valor porque describe un problema que todos conocemos y no nos da ninguna orientación sobre caminos de solución.
    Saludos

    • admin dice

      Hola Ricardo,

      efectivamente comprar un libro nunca es una solución, si tienes este problema o cualquier otro. La vida entonces sería demasiado fácil.

      Cuando compro un libro de recetas de cocina busco nuevas ideas y una guía de aplicación. No la solución a que voy comer hoy. Para eso necesitare una cocina, utensilios para cocinar y por supuesto los ingredientes. En cualquier caso y compartiendo tu critica, buscaré realizar entradas más prácticas.

      De momento puedes saber más sobre el libro en esta reseña o bien acceder a casos de éxito aquí es gratis pero hay que registrarse.

      Saludos y ¡muchas gracias por participar!

  4. José Luis dice

    A mi este pequeño ensayo-reseña me ha parecido fantástico. Es una reflexión en voz alta y muy bien articulada de lo que muchos constatamos y pensamos. Pedir que además del esfuerzo personal que ello comporta nos arroje luz y nos resuelva problemas inmediatos es una segunda derivada demasiado pretenciosa.
    La cuestión que yo plantearía es ¿qué tendencias se vislumbran para tratar este desiderátum de datos-información-pesudoconocimiento, etc?
    ¿Alguien puede inspirar algo a este respecto?
    Muchas gracias Ramón, en cualquier caso.

    • admin dice

      Muchas gracias José Luis,

      tal y como lo veo yo, el triangulo datos-información-pseudoconocimento se va a ir haciendo más grande en un proceso de auto alimentación. Eso esta claro. La dificultad radicará en el tratamiento como apuntas. Aquí creo que se intentaran afrontar varios retos:

      1º Normalizar los datos para su posterior explotación: Algo realmente difícil para algunos datos de carácter cualitativo
      2º La capacidad semántica de los ordenadores. Es decir que las máquinas sean capaces de entender lo que leen. Esto se lleva trabajando por lo menos desde hace 10 años y a medio plazo no parece que sea una solución realizable. Es lo que se conoce como medición del sentimiento.
      3º Trabajar en la presentación de la información para facilitar su comprensión: nuestra capacidad de análisis como humanos es limitada. Un formato adecuado ahorra mucho tiempo y dinero a los directores. Peor este si es un reto alcanzable y ya están apareciendo soluciones apoyadas en aplicaciones para problemas sencillos.

      Algunas previsiones apuntan que para el año 2018 este mercado presentará un volumen de 48,3 mil millones de $ en todo el mundo partiendo de de 6,3 mil millones de $ en 2012. El crecimiento anual durante estos años habla de un 41%.

      Personalmente creo que estas cifras son una barbaridad. En cualquier caso no habrá soluciones uniformes sino que cada sector adaptará las suyas, con lo que la especialización sera la clave.

      Un saludo
      Ramón

  5. dice

    A mi tambien me parece una entrada excelente, sobre todo por el simil de las “pepitas de oro”. Sacar a los directivos de su infoxicacion y hacerles entender en que situacion se encuentran y se van a encontrar en el futuro, ayudandoles a verse “desde fuera”, es un pilar fundamental. Solo si los Directivos son conscientes de eso, pueden enfrentar el problema y orientar la empresa hacia una toma de decisiones basada en informacion o en hechos, como bien dices.

    • dice

      Gracias Estefania,

      Esperemos que poco a poco el estamento directivo empiece a reconocer que uno de los principales problemas para gestionar una empresa es contar con los hechos para tomar decisiones y no con opiniones.

      Un saludo
      Ramón

      • Marcelo dice

        Marcelo

        Gracias Ramón por compartir tu conocimiento. Mi conclusión es simple. La verdad está en que la información es verdadera si proviene del consumidor. Quien pudo obtener esa información y plasmarla en satisfactores, es el que tiene éxito permanente. ojo..cuidado con la codicia.

        Saludo cordial.

        • dice

          Hola Marcelo,

          A mi modo de ver, muchas veces el cliente no sabe lo que quiere y esto es un riesgo. Es verdad que es una fuente muy valida de información pero por lo general, el cliente siempre te va a pedir más cantidad de producto y por supuesto más barato, o al menos esa es mi experiencia cuando he preguntado.

          Lo que proponemos hoy día es evitar caer en la situación de “preguntar al cliente” y en vez de eso observar directamente su comportamiento. De esta forma sabemos que hace y como actúa con el producto.

          ES decir no me digas lo que haces déjame ver que es lo que de verdad haces.

          Ésto lo han entendido muy bien empresas como Google Facebook, Amazon etc…y esta al alcance de la mano para muchas empresas, si son capaces de traducir sus datos en información. Ojo que esto no es nada fácil hay que saber como hacerlo.

          Muchas gracias por tu comentario.

          Un saludo
          Ramón

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *